Mirar Video

La pobreza es el mayor reto que debemos afrontar como país, la cual es resultado de la corrupción de los gobernantes que hemos tenido. Los altos índices de violencia, inseguridad y crimen son consecuencias directas de la falta de oportunidades para conseguir un empleo digno y bien remunerado.

Cada año, miles de jóvenes se integran a la población económicamente activa, encontrando múltiples problemas para optar a un trabajo remunerado dignamente y acorde a sus competencias laborales debido a que la población crece más rápido que la generación de empleo.

Tampoco podemos dejar de mencionar el alto número de guatemaltecos que laboran en la economía informal, debido a la falta de acceso a oportunidades que les permitan pasar de una economía de sobrevivencia a una que permita el crecimiento, la generación de empleo y el bienestar económico del país.

Nuestra Solución

Crearemos las condiciones necesarias para incrementar la generación de empleo, mediante el fomento de la inversión, tanto nacional como extranjera. Esto se logrará mediante las reformas judiciales necesarias para garantizar la certeza jurídica, la eliminación de la corrupción, tratados de inversión y libre comercio, mejoras a la infraestructura nacional y mejoraremos la capacidad técnica de los trabajadores guatemaltecos para poder atraer industrias y otras inversiones que agreguen valor a los productos producidos en Guatemala.

Además, mejoraremos la calidad educativa en todos los niveles, para que los jóvenes al incorporarse al mercado laboral puedan optar a mejores empleos. Esto se logrará a través de la creación de escuelas de formación técnica y mayor educación tecnológica dentro del pensum de estudios.

Fortaleceremos a la micro, pequeña y mediana empresa, a través de programas de apoyo a esas empresas para que tengan acceso a asistencia técnica, programas de desarrollo y capacitación, promoviendo acceso a programas de crédito competitivos y acceso a mercados.

La responsabilidad del gobierno no es de interferir en la labor de las empresas, sino que de garantizar la libre competencia, no permitiendo monopolios ni privilegios que den ventaja a unas empresas sobre otras. Tampoco es labor del gobierno operar empresas o hacer negocios, su labor se limita a ser garante de los derechos de todos los ciudadanos y a promover la competencia y el desarrollo de todos los sectores.

Mejoraremos la infraestructura necesaria para incrementar la productividad, apuntalando el tema tecnológico y la diversificación sin quitar la característica artesanal de los productos y servicios.