Mirar Video

La educación es un elemento básico para el desarrollo y el bienestar de la población en general. El sistema educativo vigente data de las reformas implementadas después de la revolución de 1944 y durante el gobierno del presidente Juan José Arévalo Martínez.

Los programas educativos en general fueron bien diseñados y su implementación fue adecuada en esos tiempos, pero después de más de medio siglo la falta de una reforma de fondo ha hecho que los programas educativos no estén a la altura necesaria en estos días en que la tecnología avanza muy rápidamente, lo que hace que el nivel educativo a nivel nacional sea deficiente e inadecuado para las necesidades modernas. Esto impide el desarrollo de las personas y entorpece el desarrollo de la economía del país.

Nuestra Solución

Realizaremos una profunda reforma del sistema educativo, enfocándolo hacia la capacitación técnico-práctica, aumentando la inversión, descentralizando la ejecución financiera y optimizando la ejecución presupuestaria.

Implementaremos programas modernos de educación que eleven el nivel técnico, aumentando la carga curricular en materia de tecnología y diversificando la formación a través de la facilitación de estudios por región.

Diseñaremos y pondremos en marcha un proceso de seguimiento y monitoreo del desempeño escolar, promoviendo la inscripción, retención y promoción para que los estudiantes se mantengan y culminen sus estudios.

Fortaleceremos el nivel pre-primario, por ser el fundamento de los niveles posteriores, así como el sistema de Supervisores Educativos.

Modernizaremos los programas educativos tanto a nivel primario como secundario, ofreciendo a los estudiantes la opción de seguir bachillerato en ciencias y letras proveyendo el nivel académico requerido como base para la educación universitaria.

Alternativamente los estudiantes podrán optar por bachilleratos técnicos que los prepararán para carreras técnicas específicas que les permita obtener empleos mejor remunerados.

Al mejorar el nivel técnico y educativo en general la mayoría de los guatemaltecos tendrán niveles técnicos que permitirán atraer inversión nacional y extranjera industrial que elevará la calidad del empleo para los guatemaltecos, a la vez que permitirá la industralización del país generando empleos e ingresos que harán de Guatemala un país próspero y con oportunidades.

Tampoco nos olvidaremos de la infraestructura y de todos aquellos que consagran sus vidas a la noble labor de educar, modernizaremos las escuelas y mejoraremos las condiciones de trabajo de todos los maestros.

Es imperativo elevar el nivel académico orientándolo hacia desarrollar una mejor competencia de cara al mercado laboral. Esto permitirá que los jóvenes puedan incorporarse a la población económicamente activa de forma rápida y con salarios dignos.

Pero la educación es más que únicamente los programas académicos. De todos es conocido que nuestras escuelas e institutos se encuentran en una situación precaria, tanto a nivel de infraestructura como de recursos, por lo que haremos fuertes inversiones en la mejora de las instalaciones escolares y el acceso a tecnología moderna en las escuelas.

El tema presupuestario será parte importante de un plan de reestructuración de la cartera, para conseguir una mejor ejecución y transparencia, logrando que los recursos se empleen en las áreas que más lo necesitan.