Mirar Video

La corrupción en el tema de salud está a la vista de todos. Bastaría visitar cualquier hospital nacional o Centro de Salud para darse cuenta de la deficiencia existente en medicinas, personal, infraestructura, equipamiento y otros problemas. Una revisión de los diarios del país muestra que no sólo los contratos son negociados por excepción y lejos de la fiscalización obligatoria, sino además resultan lesivos por el pago sobrevalorado de medicinas y eso se traduce en muerte.

Casi 5 mil niños menores de 5 años murieron en 2014 por falta de atención médica de enfermedades que son fácilmente prevenibles. 17 personas han muerto a causa del contrato corrupto realizado entre el IGSS y la empresa PISA. Una persona murió porque tuvo que ser trasladada en estado crítico de un hospital a otro, porque el primero no tenía las medicinas para tratarlo.

La emergencia del hospital más grande de Guatemala tuvo que cerrar sus puertas por falta de insumos. Los telenoticieros muestran imágenes de bodegas de alimentos y medicinas desabastecidas por falta de dinero. Todo esto sin entrar a hablar de la urgente necesidad de modernización del sistema, la insuficiencia en cobertura de parte del Seguro Social y mucho menos hablar de una tecnificación que permita a los guatemaltecos acceso a el equipo más moderno para el diagnóstico, tratamiento y prevención de tantas enfermedades y padecimientos.

Nuestra Solución

Nuestra propuesta en el tema de salud gira en torno a dos ejes de trabajo, la reestructuración del sistema del Seguro Social y del sistema de Hospitales Nacionales, lo cual también implica una readecuación de las funciones del Ministerio de Salud y Asistencia Social.

 

Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS)

Como su nombre lo indica, el Seguro Social debe tener una función financiera en materia de Seguro Médico, y no de ejecución y administración de servicios. Por ello proponemos una reestructuración encauzada a convertirlo en un auténtico gestor del servicio de un Seguro Médico Básico para toda la población del país, incluidos aquellos que no tengan un patrono que los adhiera al mismo.

En nuestra propuesta, todas las personas seguirán pagando su cuota del Seguro Social, lo cual les brindará acceso a un Seguro Básico de Salud, el cual podrá ser empleado en cualquier institución, pública o privada. Si alguien trabaja mediante la figura del contrato, servicios prestados o profesional independiente, podrá cancelar su cuota y contar con un Seguro Social, que le brindará el acceso a los servicios de salud que necesite.

Otra forma en que las personas se verán beneficiadas con este sistema, es que si desean recibir servicios médicos en el sector privado, podrán hacerlo, abonando la diferencia del costo de su tratamiento a la institución elegida. Esto tampoco entra en conflicto con los actuales seguros médicos privados, quienes podrán crear nuevas ofertas que aprovechen los servicios ya brindados por el Seguro Médico Básico.

Por supuesto no ignoraremos a aquellos que viven debajo de la línea de pobreza, para que también tengan acceso a servicios de salud mediante subvenciones del Gobierno. Este Seguro Básico de Salud garantizará al acceso a servicios como maternidad, vacunaciones, convalecencia, cirugía general de emergencia, traumatología y programas de jubilación actualmente bajo potestad del IGSS.

Los hospitales y centros de salud actualmente operados por el IGSS serán separados de esta institución e incorporados a la red hospitalaria nacional.

 

Sistema Nacional de Hospitales

Para un mejor funcionamiento y saneamiento de la red hospitalaria y de Centros de Salud, proponemos una reorganización del sistema que brinde autonomía a cada hospital, siendo estos administrados por un patronato integrado por personas notables de la comunidad en la que cada uno opera, así como miembros del Ministerio de Salud.

Bajo este sistema, cada hospital atenderá a las personas de su localidad cobrando sus servicios directamente al sistema de Seguro Social, recibiendo además aportes del Gobierno para su funcionamiento. Adicionalmente los hospitales tendrán capacidad de recaudación de fondos, mediante el ofrecimiento de servicios adicionales a los contemplados en los planes de Seguros Básicos de Salud del IGSS. Esto permitirá que cada hospital pueda hacer alianzas con otras instituciones de salud, dentro y fuera del país, pudiendo consolidarse como Centros Especializados que les permitan mejorar la oferta de servicios en determinadas áreas.

Como ejemplo, si un hospital en el interior desea especializarse en atención infantil o neonatal, podrán, gracias a su autonomía administrativa y económica, realizar alianzas con hospitales similares en Estados Unidos u otros países, realizar jornadas de salud, programas de intercambio de personal y muchas otras alternativas gracias al modelo propuesto.

También será cada hospital, a través de su junta directiva o patronato, quien se encargue de la adquisición de todo insumo, medicamente, equipo o personal necesario para su funcionamiento. Además, gracias a un fortalecido y mejorado sistema de Guatecompras, todo el manejo de los fondos será transparente y podrá ser auditado de mejor manera.

Así mismo, serán estos hospitales los encargados de la supervisión y funcionamiento de los Centros de Salud de su localidad. Esto permitirá acceso a los servicios básicos de las comunidades donde no existe un hospital, pero serán estos centros los encargados del traslado de pacientes cuando la situación amerite cuidados y servicios no disponibles en los Centros de Salud.

 

Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social

Bajo este nuevo modelo de trabajo, la labor del MSPAS será la de fiscalizar y supervisar la calidad, funcionamiento y transparencia del actuar de cada hospital. Esto evitará focos de corrupción como los que existen actualmente, debido a que no será el Ministerio quien licite la compra de medicamentos para abastecer a todo un sistema.

También será obligación del Ministerio, la supervisión del servicio del Seguro Social, velando que se cumpla con los pagos a los hospitales por servicios prestados, así como el cumplimiento de los otros servicios. Tampoco se dejará de lado la obligación de realizar todos los esfuerzos en materia de divulgación de campañas de salud preventiva como vacunación, higiene y educación sexual.