Mirar Video

En nuestro país existe una marcada desigualdad económica, obligando al 14% de nuestros hermanos a vivir por debajo de la línea de la pobreza. Estas familias necesitan ser atendidas en sus necesidades básicas por parte del Gobierno, pero de tal manera que dicha ayuda posibilite crear las condiciones que les permitan salir de esta situación y mejorar sus condiciones de vida.

Los programas sociales que existen actualmente en Guatemala se caracterizan por ser altamente clientelares, plagados de corrupción e ineficientes ya que no llegan a quienes realmente los necesitan sino que a quienes simpatizan con el partido oficial y los gobernantes de turno.

Estos programas son utilizados para forzar a las personas más necesitadas a apoyar movimientos políticos y a votar por determinados candidatos.

Por eso resultan ineficaces ya que sus beneficios son esporádicos y disponibles según convenga al gobierno de turno. Estos programas son totalmente asistencialistas ya que no ayudan a los ciudadanos más pobres a salir de la miseria en que viven.

Tal y como están concebidos hoy en día solamente benefician a ciertos grupos de personas y promueven la corrupción.

Nuestra Solución

Proponemos la implementación de la Tarjeta de Remesa Familiar del Gobierno. Este programa consistirá en una tarjeta de débito emitida a nombre de las madres de las familias más necesitadas del país.

Para esto asignaremos los fondos actualmente asignados a los programas de la bolsa segura y el bono seguro. Cancelaremos todas las compras de alimentos por parte del gobierno, con lo cual eliminaremos un gran foco de corrupción. Esto también eliminará grandes gastos administrativos, logísticos y operativos, con lo que el mismo presupuesto alcanzará para apoyar a muchas más familias.

Las tarjetas serán emitidas a nombre de las madres de las familias más necesitadas y no serán transferibles. Dichas tarjetas tendrán un saldo inicial de Q600.00 que podrán ser utilizados exclusivamente para la compra de alimentos y medicinas, pudiendo hacer uso de la tarjeta en comercios y mercados locales. El gobierno depositará Q600.00 cada fin de mes para que las beneficiarias puedan adquirir alimentos y medicinas todos los meses del año.

Este programa tendrá gran impacto directo en el desarrollo económico regional ya que esos fondos al ser gastados en la misma comunidad no sólo beneficiarán a las familias, que adquirirán los productos que necesitan y cuando los necesitan, sino también a los negocios locales, que verán aumentar sus ventas gracias a este sistema. Pero también se beneficiará la industria y economía nacional, ya que las personas podrán elegir los productos que desean adquirir, favoreciendo el libre mercado.

En conclusión, este programa eliminará la corrupción al mismo tiempo que ayudará a combatir el hambre al permitir que las familias más necesitadas tengan acceso a alimentos de los que hoy en día carecen, eliminará la corrupción en las compras y el manejo de alimentos existente en los programas existentes. Cuando las beneficiarias hagan uso de sus tarjetas estarán adquiriendo productos a través de expendios

locales generando actividad económica inexistente hoy en día con lo que causará desarrollo local, y con ello generará empleos y bienestar para la comunidad.